Bodegas Internacionales



Francia produce cerca de 60 millones de hectolitros de vino a partir de las 800.000 hectáreas de viñedo repartido por todo el país. Se trata del segundo país del mundo por superficie de viñedo, sólo por detrás de España.

 

De Francia son originarias también variedades de uva como la Cabernet Sauvignon, Chardonnay, Syrah, Pinot Noir o Sauvignon Blanc, hoy en día presentes en todo el mundo. A este país debemos también muchas de las técnicas de vinificación que se usan hoy internacionalmente.

 

Para entender correctamente los vinos franceses y su alta calidad, es preciso conocer el papel determinante que juegan dos aspectos: el terruño (terroir) y el sistema de denominación de origen controlada (AOC, Appellation d’Origine Contrôlée). Hablar de vinos de terroir es hablar de vinos que reflejan su lugar de origen, algo que viene a menudo identificado en las etiquetas de los vinos franceses.

 

Por su parte, las AOC definen que variedades de uva o prácticas de elaboración deben utilizarse en cada una de las denominaciones geográficas existentes.